No hay duda que algo importante está pasando en el mundo minorista. Una creciente y callada crisis del sector se manifiesta sutilmente en el languidecimiento de algunos grandes centros comerciales, junto a la duda sobre la conveniencia de abrir nuevos locales. También las zonas industriales van buscando nuevos usos de la tierra adaptándose a centros de distribución y lugares de apoyo al e-commerce.


Figura 1. La vieja aduana de Buenos Aires

¿Es todo nuevo? En cierta manera, no. Más de 100 años atrás grandes cadenas como Sears, Macy`s, etc, fueron los pioneros al comenzar con la venta por catálogo y el envío a domicilio. Hoy estrictamente mirado las cosas siguen igual. Solamente que la aparición de Internet y el mundo móvil le han dado muchísima más facilidad y comodidad. En esencia, lo mismo, sólo que más fácil y más rápido para el consumidor. Lo interesante es que las cifras que muestran el crecimiento del comercio por internet son de dos dígitos por año. Si es cierto que los números hablan, este dato permite vislumbrar que el que pueda adaptarse sobrevivirá y el que no, quedará en el camino.


Figura 2. La nueva vista de Buenos Aires. Todo evoluciona

Al menos en Estados Unidos, mientras Amazon busca abrir ahora locales de venta “física”, WalMart ofrece entregas gratuitas en 48 hs. Demasiado tiempo para quien ha conseguido posicionarse hace años con las entregas Prime y más recientemente con delivery en una o dos horas. Esto no significa que Amazon piense abandonar o cambiar de rumbo respecto a lo que ha logrado con el e-commerce. Ha logrado que 85 millones de habitantes en USA sean miembros “Prime”, es decir, aproximadamente el 25% de la población total del país y casi el 40% de la población económicamente activa. Pareciera que a medida que este segmente va llegando a su madurez, comienza el momento de jugar en el mundo “físico” para atender a aquellos que siguen prefiriendo comprar a “la antigua”.

El futuro pertenece a aquellos que tengan la flexibilidad de adaptarse a las elecciones de los consumidores ya que la velocidad, la comodidad y la conveniencia de la oferta, mandan. Esta flexibilidad se apoya a su vez, en una red de locales minoristas que permiten manejar los costos de otra manera más eficiente y aportan velocidad en la implementación de los cambios. Es decir, en supply chains eficaces y eficientes con una logística capaz de cumplir en tiempo y forma, no una vez, sino siempre.

Cambiar el propósito de los usos actuales a otros orientados más hacia modelos híbridos donde el consumidor pueda elegir cómo comprar parece la clave para adaptarse al futuro inmediato.

Más información en: goo.gl/o2zYVG

 

 

FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail

About Author

Ing. Civil (UBA), M. Sc. (Universidad de Berkeley), CPIM y CSCP (APICS), SCOR-P, SCOR International Instructor.

Comments are closed.