Por el Ing. Ignacio Sánchez Chiappe

Históricamente el área de Compras y Abastecimiento ha sido vista dentro de las organizaciones como una función de soporte. Pero a medida que las empresas maduran y también madura el grupo de Abastecimiento, ingresan en una nueva etapa en que podrá aportar más valor a través de sus tareas.

Uno de los primeros campos donde eso suele ocurrir es en el llamado “spend analysis”. Especialmente cuando el costo de lo comprado supera un porcentaje importante del costo del producto o servicio.

Las empresas más exitosas en este sentido, son aquellas que capitalizan en el aprendizaje y en el input que estén en condiciones de proveer a las demás áreas. La función de Abastecimiento es contribuir y generar y no tan sólo la de ser receptor. Aportar mapas de itinerarios tecnológicos, cambios en manufactura, objetivos de cumplimiento hacia los clientes. También ayuda a coordinar el logro de maximizar el ROI (Retorno sobre la Inversión) a lo largo de toda la cadena de valor.

Un punto importante de diferenciación, más allá de la tradicional función de “comprar” es la de generar contenidos de información a través de la investigación, profesionalizando a la función y levantando las capacidades técnicas y tecnológicas de su área mejorando la capacidad de negociación y de hacer buenos negocios.

El entorno profesional y de negocios está cambiando a ritmo acelerado y cada vez más se hace imprescindible contar y acumular una mayor exposición al conocimiento. Tanto del básico para formar una buena base analítica como al más informal que desarrolle el gusto por ser una persona “inquieta” que se inclina por explorar nuevas oportunidades y alternativas.

El conocimiento genera oportunidades únicas para detectar, observar y estudiar tendencias, explorar causas y efectos y también para recomendar acciones que a última hora mejoren la robustez de la supply chain.

La comunidad y el bien común, a última hora, necesitan de la comunidad de negocios y de empresas a las que les vaya bien y generen valor a la sociedad. El futuro para nuestra profesión en supply chain se presenta desafiante y más prometedor que nunca. Las reglas de juego seguirán cambiando y el conocimiento sumado a un actitud personal de constante actualización y mejoramiento son como siempre, las bases del cambio, de la mejora y del crecimiento.

FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail

About Author

Ing. Civil (UBA), M. Sc. (Universidad de Berkeley), CPIM y CSCP (APICS), SCOR-P, SCOR International Instructor.

Comments are closed.