La impresión 3D, un paso más hacia una realidad que cuestiona todo

General Electric ha comenzado a experimentar con impresión 3D para “imprimir” 250 componentes de las locomotoras que producen. Si estas pruebas salen exitosas, el procedimiento se convertiría en estándar a partir de 2025.

Así lo informa Railway Gazette añadiendo que la “manufactura aditiva” simplifica los procesos pues elimina la necesidad de usar moldes y fundiciones. Aumenta considerablemente la velocidad y flexibilidad en la producción de componentes. También se hará más precisa la producción de las partes y podrán ser todo lo flexible que se requiera para adaptarse a los requerimientos del usuario.

La experiencia ya comenzó a traspasarse desde la industria de aviación, donde Boeing ha tomado la iniciativa para ciertas partes del B-787, Dreamliner.

Uno de los objetivos que se ha propuesto GE es compactar los motores de las locomotoras reduciendo, adicionalmente, la cantidad de emisiones.

Sin duda que esta tecnología emergente abre perspectivas imposibles de pensar actualmente, pero que ya permiten vislumbrar la rapidez con que el cliente seguirá adueñándose del campo de batalla por captar su voluntad. Se me ocurre pensar, solamente dentro del contenido de esta noticia, si las locomotoras podrán tener diseños diferentes unas de otras; si podrán adaptarse a métodos de transporte más adecuados a las crecientes demandas de las grandes ciudades donde el transporte se va volviendo cada vez más difícil, si podrán lograrse rápidamente diseños adaptados a distintas configuraciones y distintas necesidades. Creo que estamos a las puertas de un cambio impensado. Ya lo hemos manifestado anteriormente en esta misma columna.

Sin duda que esto repercutirá en la sociedad y en las nuevas demandas de capacidades que se les pedirá a las personas para acceder a un puesto laboral. Desde nuestra perspectiva, esperamos una logística y supply chain totalmente diferentes e infinitamente más rápidas para llegar al cliente con requerimientos de conocimientos diferentes.

Es hora de tomar el futuro en nuestras manos y comenzar a cuestionarnos dónde queremos estar como sociedad y como personas dentro de apenas 7 años. No podemos seguir distraídos. Si el desafío en breve será, como decía un amigo cuando empezó la computación a proliferar a los niveles actuales: “el único límite es la imaginación”, no nos queda demasiado tiempo.

Temas vinculados a estos desafíos, se cubren al estudiar los diferentes entornos actuales y que se denominan: Make to Stock (MTS), Make to Order (MTO) y Engineer to Order (ETO), en el Curso “Basics of Supply Chain Management”, con certificación internacional de APICS.

Entrar aquí, para obtener más información para capacitarse en estos temas

Para más información de esta noticia, ver referencia aquí.

 

FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail

About Author

Ing. Civil (UBA), M. Sc. (Universidad de Berkeley), CPIM y CSCP (APICS), SCOR-P, SCOR International Instructor.

Comments are closed.