Multimodalismo, capacitación e inversión público-privada

Es muy probable que la mayor cantidad de gente que trabaja en logística esté de acuerdo en que 2017 fue un buen año para el sector. Se evidenció un crecimiento en la actividad,  superior al 5 %, en muchos casos con inversión en nuevos depósitos que permitieron ampliar también la oferta de espacios y servicios.

Ese crecimiento es acompañado por una mayor capacitación, no solo en los niveles gerenciales -como podía ocurrir en épocas anteriores- sino también incluyó a colaboradores y trabajadores de línea en general. El sector ve con claridad que su futuro está en la profesionalización y la posibilidad de agregar valor.

En ese sentido, uno de los temas más hablados durante 2017 es el de los altos costos logísticos en mano de obra. Este punto muchas veces no fue abordado en un sentido amplio, ya que es habitual que los colaboradores del sector agreguen valor en la transferencia hacia el próximo eslabón de la cadena.

Clima calmo e inversiones

El crecimiento percibido está relacionado con un contexto favorable. Se puede apreciar una mayor confianza en las autoridades políticas, en el sentido de no dar giros bruscos y, a su vez, permitir una mayor planificación de largo plazo. Y esa planificación de largo plazo puede verse en planes como el Plan Belgrano, que dotará de accesos y mejor transporte -vía férrea- al norte de la Argentina.

Esos cambios también se manifiestan en los Proyectos de Participación Público Privada (conocidos como PPP), que son de fundamental importancia para poder realizar mejoras de infraestructura a largo plazo.

Para los privados, es importante que haya mayor acceso a créditos blandos, de manera de poder dar el paso adelante e invertir. Los operadores logísticos, en ese sentido, deben acompañar al Estado, como socios estratégicos.

En efecto, ya hay proyectos importantes. El CTC (Centro de Transferencias de Cargas) inaugurado hace algo más de un año, es un ejemplo de cómo se puede crecer con inversiones público-privadas. Además de ser una iniciativa encarada en pos de mejorar el tránsito en la ciudad.

Transporte multimodal y planes de desarrollos logísticos

Otro aporte importante para la mejora de la logística tiene que ver con el transporte multimodal, uno de los avances que se están empezando a planificar. De hecho, el Mercado Central podría llegar a convertirse en una Zona de Actividades Logística (ZAL), según se está hablando.

Es muy importante, en ese sentido, tener nexos coordinantes. Los gaps en la cadena que, de a poco y mediante diferentes sistemas de transporte, se pueden ir achicando. Por ejemplo, no sería demasiado aventurado imaginar que se pueda llegar desde la terminal de Exolgan vía el río Matanza hasta el Mercado Central y desde allí se pueda conectar vía terrestre con las diferentes carreteras.

Estos potenciales desarrollos se harán prontamente realidad dentro del marco del Plan Maestro del Mercado Central, donde se vislumbra, para la sustentabilidad y posibilidades de invertir en infraestructura, esta necesidad de crear un polo logístico o zona de actividades logísticas como se mencionó anteriormente, capitalizando los accesos por autopistas, ferrocarril, vías fluviales y proximidad del aeropuerto.

La posibilidad de explotar y hacer crecer este nodo logístico con la participación de los actores interesados en desarrollar tecnológicamente y sustentablemente, no solo el negocio sino la posibilidad de gestionar las mercaderías hacia el productor, operador, y / o consumidor final de manera mucho más ágil, eficiente y dinámica.

Estos modelos son siempre beneficiosos para todas las partes involucradas, tanto en la Cadena de Suministro y Logistica, como así también el usuario que consume los beneficios que otorgan los desarrollos mencionados.

Así como la infraestructura es uno de los grandes desafíos, el otro -como se mencionó previamente- es la capacitación. Es cada vez más habitual que los clientes exijan a los operadores logísticos que agreguen valor a sus servicios, pudiendo absorber no sólo productos terminados sino otros que el mismo operador termine de acondicionar.

Es cierto que hay factores de contexto que deberán atenderse para poder sostener el crecimiento (como la inflación y el consumo), sin embargo tanto las inversiones en infraestructura como la mayor capacitación y posibilidad de intervenir en la cadena, son indicadores de grandes y fascinantes desafíos de acá a unos años para el sector logístico.

Aumento de capacidad de carga vehicular y  Bitrenes

Mucho es lo que se comenta y viene aportando sobre esta idea que ya está implementada en algunos corredores, como en la Provincia de San Luis desde hace ya un lustro con beneficios para el transporte de carga; también se comenzaron a realizar pruebas en algunos tramos de las rutas RN12 y RN14, y también se está estudiando la posibilidad de unir Rosario y Cordoba desde la RN9, intentando hacer crecer el tramo también hasta Buenos Aires.

Uno de los principales objetivos de estos bitrenes es facilitar la capacidad de carga permitida actualmente, pudiendo crecer en el largo de los convoyes como así también algo en altura de los furgones, distribuyendo la carga de toneladas por eje para de esta manera, poder aumentar el volumen de carga transportado.

Como parte de este objetivo y para poder facilitar el cumplimento de los requisitos del redimensionamiento de estos equipos, es la inversión en tecnología de los camiones que deberán contar con tecnología de punta (por ejemplo con frenos ABS, EBS), lo que garantizara la seguridad vial y el transito seguro.

Desde organizaciones como la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), se pueden encontrar las diferentes opiniones sobre este tema, pero claramente el objetivo es analizar las propuestas que se evalúan desde los sectores profesionales en el rubro, amalgamándose con las intenciones del Gobierno a través de su Ministerio de Producción, y haciendo plenamente participativas las propuestas con el objetivo de seguir desarrollándonos y creciendo como país.

Para esto tenemos que actuar consecuentemente en mejorar la competitividad, el mejoramiento de la seguridad vial reduciendo el impacto sobre el medio ambiente, orientándonos a reducir los costos logísticos; lo que nos conlleva a pensar en invertir en infraestructura, la utilización de tecnologías más limpias, capacitación y agregar valor a la cadena de suministros.

Por Pablo Duarte, Gerente de División Logística en Cruz del Sur

 

FacebooktwitterlinkedininstagramFacebooktwitterlinkedininstagram

About Author

Webmaster

Comments are closed.