Pensamiento Lateral y Ejecución y Control de Operaciones

6 sombreros para pensarResulta impresionante observar que las ideas y conceptos desarrollados por Edward de Bono sobre el pensamiento lateral décadas atrás, sigan teniendo vigencia y aplicación directa en múltiples áreas y disciplinas.

 

El siguiente resumen de ideas de Edward de Bono pueden ser una excelente oportunidad y ayuda para corregir nuestra forma de pensar, hacerla más eficaz y mejorar nuestra forma de gestión. En particular para las áreas de Ejecución y Control de las Operaciones, resultó que tienen un fuerte componente en la mejora de los procesos, apoyándose en las diferentes visiones de la calidad y los procesos. Esta forma de visualizar la resolución de problemas ayuda a formar la mentalidad gerencial entendiendo dónde se pueden generar los problemas y enseñando cómo recurrir a las herramientas de la calidad para mejorarlos.

Según de Bono solemos usar muy frecuentemente las expresiones: “tengo puestos tres sombreros diferentes” refiriéndonos a la forma como habitualmente gestionamos el proceso de sintetizar múltiples requerimientos de varios proyectos simultáneos. Se trata no sólo de mejorar los procesos, sino también de preguntarnos cómo mejorar nuestra forma de pensar. Las ideas son el “cash” para comprar una cuota de éxito.

Para de Bono, esta forma de pensar es bienvenida y en consecuencia propone la “técnica de los seis sombreros”.

Pensando con el sombrero Blanco. Es el que permite identificar y comunicar todos los datos y hechos relevantes. Simultáneamente se buscan y reúnen los datos faltantes en cada proyecto, problema, decisión, preocupación y oportunidad.

El sombrero Amarillo. Se busca el valor existente en las diferentes ideas que se generen y se aporten por los integrantes del grupo. Son bien recibidas las ideas, sugerencias y potenciales soluciones. Se evitarán las frases destructivas.

El sombrero Negro. Se trata de identificar y comprender todas las razones lógicas por las que algo podría no funcionar y se utilizará toda esta información para planificar el proyecto, eliminando sus fallas y anticipando las posibles contingencias.

El sombrero Verde. Es el que nos induce a generar y recibir más y nuevas ideas, posibilidades y alternativas que enriquezcan la sugerencia original y los puntos negativos que salieron a la luz con el sombrero negro. El objetivo resulta ampliar el potencial de acierto.

El sombrero Rojo. Es la etapa de comunicar corazonadas, intuiciones o sentimientos sobre algo que a su vez podría ocultar alguna falla en la lógica de resolución del problema, llevando a una decisión pobre o incorrecta.

El sombrero Azul. Lleva a reflexionar sobre la propia forma de pensar antes de ponerse a pensar. Cómo manejar el propio proceso de pensamiento para lograr aportar valor a todos los miembros del equipo.

Conclusión

Estas ayudas sirven para lograr la mejora continua, prevenir fallas, reducir la variabilidad y el desperdicio y ser, finalmente, más creativo. Las ideas son el nutriente vital para cimentar el éxito.

Este método de los “sombreros” tiene la fortaleza de permitir generar un proceso sistemático de pensamiento y lograr focalizarse en lo que se demanda y procesar productivamente el input de todas las colaboraciones que genera el equipo.

Resulta en una manera positiva de pensar cuya virtud es concentrarse en encontrar el valor antes que las fallas. Considera cómo ampliar la información relevante, da rigurosidad en la detección de problemas; incorpora las intuiciones; toma una actitud positiva de recibir nuevas ideas y adopta una forma sistemática de evaluar ideas.

La calidad del propio pensamiento determina en una medida muy importante, la calidad de la performance del propio negocio.

FacebooktwitterlinkedininstagramFacebooktwitterlinkedininstagram

About Author

Ing. Civil (UBA), M. Sc. (Universidad de Berkeley), CPIM y CSCP (APICS), SCOR-P, SCOR International Instructor.

Comments are closed.