Los miembros de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) de las Naciones Unidas acordaron limitar las emisiones de dióxido de carbono de los vuelos internacionales después de 2020. The Wall Street Journal informa que las aerolíneas que no limiten sus emisiones deberán comprar créditos de compensación de carbono.

Se llega a este acuerdo de aviación justo antes de que entre en vigencia el tratado de París sobre el clima en el mes de noviembre. “Este acuerdo global compromete a más de 190 naciones a regular la emisión de los gases que, según declaran los científicos, están causando el calentamiento de la Tierra”, escribe Robert Wall. “Debido a la naturaleza transfronteriza de los vuelos internacionales, no se incluyeron a las aerolíneas en el acuerdo de París, por lo cual se excluyó a uno los mayores emisores de dióxido de carbono”.

Más de 60 gobiernos se han comprometido al acuerdo de aviación, que será voluntario a partir de 2021 y obligatorio a partir de 2027. Entre ellos se encuentran los gobiernos de algunas de las naciones más pequeñas y pobres del mundo, incluido Haití, las Islas Marshal, Papúa Nueva Guinea y Burkina Faso, informa Scientific American. Los delegados de estos países le informaron a la OACI los desafíos particulares del calentamiento global que enfrentan sus países. “Esto es urgente”, expresó Arnold Franck, director de transporte aéreo de la oficina de aviación civil nacional de Haití. Franck estuvo en la reunión de la OACI en Montreal mientras el huracán Matthew azotaba su país natal.

Un delegado de Burkina Faso describió la forma en que el cambio climático está afectando significativamente a la población de su país, afligido por las sequías al oeste de África. “Las temperaturas se están elevando y cada vez se pierden más vidas humanas mientras nosotros continuamos viajando y debatiendo con la máxima comodidad”, expresó.

Los Estados Unidos, la Unión Europea, China y Qatar acordaron de forma unánime participar desde el principio del plan. La OACI informa que el total de participantes en este momento incluye 66 países, que representan más del 85 por ciento de la actividad de aviación internacional. “Fue una victoria política de los negociadores que habían luchado por mucho tiempo para suavizar las tensiones entre los mercados de viaje en rápido crecimiento y los establecidos, con respecto a quiénes deberían soportar la carga de reducir el impacto que tiene la aviación en el calentamiento global”, escribe Camille von Kaenel para Scientific American. “La dinámica pareció cambiar en agosto, cuando los negociadores cambiaron la primera parte del esquema, desde 2021 hasta 2027, de obligatorio a voluntario. Aprovecharon la fuerza poderosa de la presión de sus pares en el sector”.

Una de las grandes preguntas que queda por responder es si la industria marítima, también excluida del acuerdo de París, se verá influenciada por el ejemplo de la aviación. Más adelante este mes, la Organización Marítima Internacional se reunirá en Londres, donde los participantes analizarán la reducción de las emisiones, entre ellas, la emisión de sulfuro, a la que se le adjudican enfermedades mortales del corazón y de los pulmones, según Fortune. La regla propuesta disminuiría la contaminación, pero podría duplicar los precios del combustible para la industria marina, que ya se encuentra en una situación difícil.

Liderazgo ambiental

¿Qué significa todo esto para los negocios? Tome como ejemplo a Boeing, la compañía aeroespacial más grande del mundo. La compañía emitió una declaración de apoyo poco tiempo después del anuncio del acuerdo de la OACI. En parte, expresa lo siguiente: “Este acuerdo histórico representa en el mundo el primer mecanismo del mercado global basado en un sector que aborda el cambio climático y complementa la primera norma [de dióxido de carbono]sobre las emisiones de aviones que adoptó la OACI anteriormente durante este año. Estos dos acuerdos significativos son el resultado de muchos años de colaboración entre expertos internacionales de los estados miembro de la OACI, la industria de la aviación y organizaciones no gubernamentales”.
 
Tenga en cuenta la definición de compensación de carbono del APICS Dictionary: “Una forma de compensar las emisiones de dióxido de carbono de una organización, ya sea mediante la reducción de emisiones de dióxido de carbono en otro aspecto de la empresa o mediante la financiación de proyectos que busquen mejorar el medio ambiente, tales como la energía renovable o la conservación de los bosques. Esta financiación puede ser en forma de créditos que se compran en un mercado para estar en cumplimiento de la legislación, los sistemas de límites máximos y la comercialización, o como una iniciativa voluntaria”.

¿Está pensando en la sostenibilidad de su negocio en relación con las personas, el planeta y las ganancias? En ese caso, la presión de sus pares en el sector podría ser lo que usted ha estado esperando.

Por Abe Eshkenazi, CSCP, CPA, CAE
Chief Executive Officer, APICS
Referencia: APICS
FacebooktwitterlinkedininstagramFacebooktwitterlinkedininstagram

About Author

CSCP, CPA, CAE Chief Executive Officer, APICS

Comments are closed.