Nuevos perfiles profesionales en compras y abastecimiento

El cambio en los requerimientos profesionales y en la manera de trabajar, es gradual pero imparable, y la constante en todos los negocios y en todas las industrias. En lo que hace al área de Compras y Abastecimiento, los desafíos se traducen en la necesidad de moverse para cubrir el gap que se genera entre los skills y habilidades necesarios y el desafío que plantea la industria. Muchas empresas están revisando sus modelos de negocios y buscando formas más modernas de moverse y plantear sus estrategias. Mientras esos cambios van tomando forma, Compras y Abastecimiento van sintiendo la presión por adaptarse al nuevo juego que se comienza a delinear. Para el Institute of Supply Management, la mayor organización que lidera a los profesionales de Compras y Abastecimiento, el momento no podría ser más desafiante para la profesión. Se está comenzando a cementar el nuevo perfil profesional y los desafíos van acordes al momento.

El primer escalón para aumentar el valor que el área brinda la profesión, es un conocimiento pormenorizado del negocio de aquellos a quienes atienden en las unidades internas, así como los bienes y servicios que adquieren. Es un cambio de perfil que se hace patente en un rol más estratégico a la par de las tareas operativas normales.

Cuatro áreas para hacerse fuertes

Las cuatro áreas son: Category Management, Optimización de Inventarios; Mejora continua y Mejorar el catálogo corporativo con las ayudas para las búsquedas.

Category Management: se trata de no sólo conocer y comprender la base de proveedores, sino también los drivers de esa categoría, y colaborar con los socios para hacerla funcionar. Este desafío implica el marketing y búsqueda de los skills profesionales apropiados que se discuten a los más altos niveles de la organización por su impacto en la gestión. Se requieren conocimientos micro y macroeconómicos, procesos lean y conceptos de six-sigma, entre otros.

Inventarios: el área de compras tiene siempre desafíos importantes participando en la gestión de los inventarios a través de las decisiones que se toman. También, cuando las decisiones pasan por la adquisición de bienes de capital y se necesita tener el equipo correcto, en el momento correcto y en el lugar correcto. Esto implica una mentalidad diferente a la de “just-in-case”.

Mejora de relaciones y planificación: Participar de la planificación es subir al escalón donde la mirada se extiende más lejos en el horizonte de los negocios. Esta visión es clave para ayudar a entender cómo evolucionará la industria y cuáles serán los hechos que se irán delineando. Es incursionar en el terreno de demand planning. En esta etapa se hace patente la necesidad de armar una base de proveedores clave. No se trata solamente de medir la performance, sino de discutir oportunidades, estrategias e innovación.

En resumen: inteligencia de mercado, principios para modelizar y disminuir costos, reciclar y recuperar materiales, la necesidad de competir por fondos aún dentro de la misma empresa, decidir qué proveedores se van a necesitar y qué tan estratégico será su rol, qué materiales y componentes, el ciclo de planificación, etc.

De todo se puede aprender. Y la primera lección que se aprende es que nada es para siempre. El juego en los próximos años es aprender a dar valor y entender el juego de los clientes internos y externos. Una nueva mentalidad y una nueva forma de ver los negocios. Los tiempos no podrían ser más desafiantes.

FacebooktwitterlinkedininstagramFacebooktwitterlinkedininstagram

About Author

Ing. Civil (UBA), M. Sc. (Universidad de Berkeley), CPIM y CSCP (APICS), SCOR-P, SCOR International Instructor.

Comments are closed.