La modificación experimentada por la estructura productiva norteamericana, a partir de los conceptos originados en la nueva revolución industrial, se ha traducido en una caída sistemática de la intensidad energética por unidad de producto. 

La nueva revolución industrial fusiona digitalmente a la manufactura y a los servicios y se funda en la importancia preeminente del conocimiento antes que en el capital o el trabajo.

Como consecuencia, el nivel de intensidad energética estadounidense es 1/3 de la que tenía en 1973. Ésta es por lejos la mayor reducción experimentada por el mundo avanzado, incluyendo a China.

En términos económicos implica que EE.UU. gasta hoy en energía menos que en cualquier otro momento de su historia desde 1970. La economía norteamericana gastó US$1 billón en energía en 2016, lo que implicó una disminución de 9% en términos reales respecto al año anterior y esto ha venido ocurriendo por quinto año consecutivo con similar tasa de reducción.

Entre 1950 y 1970 cayó 9% el consumo de energía por unidad de producto. Luego, nueva revolución industrial mediante, la intensidad energética disminuyó (ganó en eficiencia) 53% entre 1970 y 2015.

Por eso es que el ahorro en energía de EE.UU. es ahora superior a 30 quads por año (1 quad equivale a 4 billones de BTU / British Thermal Units); y esta proyección se mantendría en los próximos 10 años, según la Agencia de Información Energética (U.S. Energy Information Administration / EIA).

El IEEC desarrolla estos tema en el curso: Planificación Logística del Transporte y Distribución.

Prepara este curso también para la Certificación Internacional de APICS denominada CLTD (Certified in Logistics, Transportation and Distribution)

Para profundizar más en estos temas, visitar esta página.

FacebooktwitterlinkedininstagramFacebooktwitterlinkedininstagram

About Author

Profesor del IEEC y del área de Planificación del Transporte. Es Ing. Electromecánico (UBA).

Comments are closed.