Sistema Intermodal

Con la reactivación de la Mesa de Logística, la posibilidad de conectar al país de norte a sur y de este a oeste comienza a discutirse en los sectores productivos

En la Ronda de Negocios Intermodales que se celebró en febrero de 2019 en Bahía Blanca luego de que el presidente Mauricio Macri planteara la necesidad de revisar la matriz de transporte en la Mesa de Logística se discutieron los desafíos que enfrenta el país para alcanzar un sistema logístico intermodal y generar acuerdos entre los participantes para la facilitación de negocios.

Un objetivo es activar tres corredores intermodales: uno náutico entre Barranqueras-La Plata-Bahía Blanca y dos ferroviarios que comprenden el Área Metropolitana de Buenos Aires-Bahía Blanca y Neuquén, por un lado, y Villa Mercedes-Bahía Blanca-Viedma-San Carlos de Bariloche, por otro.

La mejora de la logística del comercio interior, facilitará las operaciones internacionales ya que de cada siete toneladas que se mueven en la Argentina solo una sale al exterior. Si se desarrollan y optimizan las rutas por tierra, agua y aire se reducirán los costos logísticos mejorando la competitividad de los productos deexportación.

Un sistema intermodal es un complejo económico técnico, normativo y comercial en el que se busca transportar en el modo más competitivo en cada tramo, de origen a destino, a diferencia del multimodalismo, que se reduce a la utilización de dos o más modos para transportar una carga. El intermodalismo implica buscar eficiencia a través de procesos de excelencia con innovación continua, es un modelo integrado de desarrollo de los distintos modos de transporte donde la inversión se focaliza en la complementación de los mismos y el desarrollo de la infraestructura necesaria.

Hoy se transportan por camión desde El Maitén (Chubut) hasta Ezeiza tulipanes de exportación.

Con el desarrollo de rutas y la infraestructura aérea necesaria, un camión puede llegar a Bariloche, Comodoro Rivadavia o Puerto Madryn, acortar la distancia terrestre y poner la carga sobre el avión rumbo a Ezeiza, San Pablo o Chile, y de ahí reenviar al destino.

Toda la carga perecedera del sur se despacha desde Ezeiza y hasta allí llega en camión.

El transporte aéreo tomó protagonismo gracias al impulso que experimenta el comercio digital. Es concreto que el e-commerce direcciona hacia nuevas formas e intensidades en la logística.

El aeropuerto de Bahía Blanca, por su ubicación geográfica, cercanía al puerto, accesos, espacios técnicos suficientes como para recibir aviones cargados a pleno, y el desafío de Vaca Muerta para insumos, podría convertirse en el cluster alimentario para exportaciones, conformando un nivel de demanda de transporte aéreo que podría asegurar el desarrollo de ese modo de transporte.

Las transacciones online, que dislocan la logística en el mundo, responden a requerimientos totalmente distintos de los de la logística tradicional.

Llenar los aviones con carga bidireccional, que vayan con repuestos al sur y vuelvan con fruta fina o tulipanes reduciría sustancialmente los costos.

En este sentido se viene trabajando desde hace varios años en la integración con Chile a partir de los dos corredores norpatagónicos.

El desarrollo de las conexiones este-oeste implica también el eje norte-sur, por eso es necesaria la recuperación de algunos tramos ferroviarios como el que va del AMBA a Bahía Blanca y Neuquén y en un futuro cercano el tren a Vaca Muerta, y otro desde Villa Mercedes, San Luis, a Bahía Blanca, de ahí a San Antonio Oeste y a Bariloche, en Río Negro.

En este aspecto Trenes Argentinos acaba de firmar un convenio de cooperación con el consorcio del Puerto de Bahía Blanca para potenciar la construcción del Tren Norpatagónico con una inversión de U$S 780 millones y que unirá Bahía Blanca con Añelo en Vaca Muerta.

La obra se realizará como PPP. El proyecto también contempla la ampliación de la capacidad operativa del puerto en carga y descarga a través del ferrocarril.

En 143000 camiones se descongestionarán las rutas 22,151,7.

Las provincias involucradas en el corredor vertical son San Luis, La Pampa, Buenos Aires y Río Negro. En San Luis hay un tramo inicial que pertenece al Belgrano Cargas y luego toma la carga otra línea, que abastece generalmente graneles al Puerto de Bahía Blanca.

Lo óptimo es conectar con la Zona de Actividades Logísticas (ZAL). La Zona de Actividades Logísticas es una plataforma intermodal de cargas diseñada para la localización, el óptimo desarrollo y la sinergia del transporte, la logística y el comercio.

Es el polo logístico más moderno del interior, desarrollado y operado por el Gobierno de San Luis para satisfacer las necesidades de los sectores industriales, agropecuarios, mineros y comercial y consolidar sus ventajas competitivas.

Con una superficie total de 83 hectáreas, la ZAL presenta una oferta de espacios con infraestructura especializada, soporte de servicios concentrados y una excelente localización.

Desde donde puede salir carga ya sea hasta Bahía Blanca o hasta Viedma, San Antonio Oeste y Bariloche.

La recuperación de este sistema puede facilitar subir con carga importante desde Bahía Blanca y se podría cargar granel de arena de fractura para Vaca Muerta, que hoy va por camión desde Chubut hasta el yacimiento, y otra que podría entrar por el puerto de San Antonio.

Este sistema también beneficiaría a los productores del Alto Valle, de donde salen peras y manzanas al mundo, pero solo llegan en camión al puerto de San Antonio. Y además potenciaría la pesca del Golfo San Matías, donde se encuentra un importante reservorio de langostino y merluza hubbsi que recientemente comenzó a enviarse a Chile.

Existen otros mercados con buenas perspectivas, como el de la carne, ya que Río Negro está incluido dentro de la zona libre de aftosa sin vacunación y está exportando a Japón por encima de la cuota Hilton de la provincia. También se despacha desde Buenos Aires, en este sentido una opción es equipar el Aeropuerto Internacional de Bariloche o el de Bahía Blanca para facilitar la operación reduciendo tiempos y recorrido por camión.

El desarrollo de carga en contenedores facilitará bajar costos a partir de una logística terrestre más eficaz que conecte el ZAL con el puerto de Bahía Blanca.

Para llegar a Bahía Blanca desde Villa Mercedes, a donde ingresa el Belgrano Cargas, la carga debe subir a vagones de la línea Ferroexpreso Pampeano. Esto requiere un permiso de circulación, que al fin de cuentas define si se lleva a cabo o no la operación. En este aspecto sería muy útil la conexión norte-sur porque el ZAL está en el centro del país con una terminal donde prácticamente se puede cargar de todo.

El intermodalismo puede generar una gran complementación entre el modo marítimo, fluvial, ferroviario y automotor.

El interés de empresas extranjeras en el desarrollo del sistema ferroviario se generó luego de la reglamentación de la ley 27.132 de Ferrocarriles Argentinos, en noviembre de 2018, que unificó los vencimientos de las licitaciones otorgadas en la década del 90 y propuso virar al modelo “open access”. Actualmente, el Estado tiene concesionadas algunas de las redes ferroviarias argentinas a Ferrosur Roca SA, Ferroexpreso Pampeano SA y Nuevo Central Argentino SA. En este nuevo marco, el ingreso de capitales extranjeros “permitiría atender flujos de carga que hoy las concesionarias no están atendiendo, ya que se concentran sólo en granos y piedras, y desarrollar una política más federal respecto a dónde salir a captar cargas.

Autopista del Agua

Un proyecto importante en la conexión Norte Sur es la autopista del agua cuyo proyecto fue presentado en octubre de 2018 significa una inversión de U$S 3000 millones y se realizará con KnowHow holandés.

Esta nueva “autopista navegable”, paralelo al río Paraná, consiste en una canalización en el centro de Argentina, entre Arroyito, Córdoba, hasta Catriló, la Pampa, con una extensión de 650 kilómetros. La obra duraría cuatro años.

Uno de los principales beneficios de este proyecto, que cuenta con el know-how de expertos de Holanda, es poder manejar los excesos hídricos y además, disponer de agua para riego cuando hay sequía.

Esta “autopista navegable” descongestionará las operaciones actuales y previstas en la Hidrovía Paraguay-Paraná, apuntando además a utilizar la capacidad de los puertos nacionales ubicados sobre la costa Atlántica como son Bahía Blanca, Quequén, Mar del Plata. Se estima una capacidad de carga de 18,5 millones de toneladas/año sin que se produzca congestión. Además de la canalización, esta obra incluiría la inversión en vías para el ferrocarril y en el armado de una autopista.

Este corredor norte-sur disminuiría el costo logístico del centro del país y potenciaría la producción.

La comparación de costos de los distintos modos es elocuente

  Concepto  Barcaza  FFCC  Camión
KM/ LtComb/ Ton  50012015
Carga /Unidad  (Ton) 15004025
Unidad de Transporte BarcazaVagónCamión
Transportar 24 K Ton  1 Convoy15 Trenes960
Composición  16 Barcazas40 VagonesCamiones
Transportar 1000 K Ton 42 Convoyes625 Trenes40 K camiones

La financiación sería del Gobierno Nacional y de los gobiernos provinciales de Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y La Pampa, las cuatro provincias más beneficiadas por el emprendimiento.

Mover una tonelada 1000 kilómetros insume en barcazas 2 litros de gasoil; en tren, 8,3 litros y en camión, 66.6 litros.

En la actualidad el 80% de la producción de la zona centro sale por el puerto de Paraná; las barcazas -que se usarían en el canal- pueden transportar 400 toneladas, el equivalente a 15 camiones o a 10 vagones de tren.

Túnel de Agua Negra.

En el marco de la conexión este oeste y la posibilidad de llegar a puertos del pacífico, facilitando la integración y el comercio es fundamental la concreción de este proyecto cuya construcción comenzaría este año, conectando la provincia de San Juan con Chile.

La realización del túnel tiene un plazo de 9 años y prevé la construcción de dos tubos paralelos de 14 kilómetros que van por dentro de la montaña con dos manos con sentido hacia Chile y otras dos que vienen desde el país trasandino. En el Gobierno sanjuanino estiman que generará un flujo de 60 mil millones de dólares por año.

Antes de la construcción del túnel, los gobiernos de ambos países ya hicieron los trabajos preliminares. En el caso de San Juan se realizó la ruta provincial 150 que llega al túnel, una obra muy importante ya que pasa por lugares a los que no se podía acceder. En el caso de Chile, además de las rutas hasta el túnel deberá adecuar el puerto de Coquimbo para que pueda ser salida al flujo de exportaciones que pasará por allí, y que llegarán incluso desde Río Grande do Sul, en Brasil.

El túnel será clave para la conexión entre los dos países, habida cuenta de que el paso de Mendoza se bloquea con las nevadas del invierno y genera grandes pérdidas económicas. Además, a Chile le generará un flujo extra de turistas argentinos ya que permitirá un acceso muy cómodo a las playas de La Serena y hacia el norte.

A la vez, el túnel conectará las rutas nacionales 19, 39 y 150 con Chile, generando un corredor vial fundamental para las economías regionales del centro argentino y para el turismo internacional.

En el marco de la cumbre anual del G20 se logró el compromiso de ambos países para acelerar la publicación de la precalificación de empresas interesadas en construir el Túnel de Agua Negra, lo que permitirá avanzar en el llamado a licitación para arrancar con la obra lo antes posible. El titular del Banco Interamericano de Desarrollo, manifestó: “El Túnel de Agua Negra es una prioridad estratégica para el BID y un proyecto vital para la integración regional” comprometiendo su apoyo y financiamiento.

FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail

About Author

Fue Director Regional de Compras para Clorox S.A. También trabajó en SIRSA, FARGO, HULYTEGO. Es Ing. Electromecánico (UBA)

Comments are closed.