Preparada por los Ings. Luis Consiglio e Ignacio Sánchez Chiappe del IEEC.

En las notas anteriores nos ocupamos de las partes estructurales de un sistema logístico tanto en sus componentes físicos como en sus componentes organizacionales y sociales.

Figura 1: Sectores en conflicto de objetivos

Trataremos ahora la estructura y características  de cada uno de sus tres componentes: físico, organizativo y su sistema de gestión. La forma en que cada componente se relaciona con los otros dos, y la relación entre el sistema logístico y las otras funciones principales con las que está directamente relacionado: marketing, supply chain y finanzas.

Se hace imprescindible definir en este punto a la logística como aquella parte de la supply chain que se ocupa de planificar, implementar y controlar, que el flujo directo e inverso y el almacenamiento de materias primas, productos en proceso y productos terminados se realice de manera eficaz y eficiente apoyándose en los sistemas de información y comunicaciones para satisfacer a los clientes con el nivel de servicio acordado (B2B) o adecuado (B2C).

Varios puntos destacan en esta definición, importantes para tratar con cierta extensión antes de dar conceptos por entendidos.

En primer lugar, supply chain management tiene preeminencia por encima de la logística. Áquella se ocupa de gestionar relaciones entre las partes y ésta se ocupa, como proceso repartido entre algunos de los procesos de la supply chain. Indistintamente de qué nombre se le asigne, la logística se ocupa de satisfacer a los clientes en el delivery, con niveles de servicio acordados previamente (B2B) o sobre-entendidos (B2C). La logística se apoya en los sistemas informáticos y de comunicaciones para captar de la manera más exacta posible los atributos que satisfarán al cliente y, precisamente a través de la tecnología de información y comunicaciones, buscará hacerlo de forma eficaz y eficiente, tratando de resolver dónde resulta más eficaz y eficiente ubicar los inventarios.

Como supply chain management buscará crear valor para el consumidor final como así mismo para todos los involucrados directa e indirectamente en las actividades y resultados de la supply chain, buscará lograrlo a través del desarrollo de relaciones con aquellas partes que pueden aportar un valor real a través de la integración de procesos. Esto hace que la logística ocupe un rol primordial.

Tradicionalmente se ha definido que la formulación del Plan de Negocios (Business Plan) era tarea conjunta de la Dirección de la compañía, ayudada por Marketing y por Finanzas. Ya no más. Supply chain se ha ganado un sitio en ese lugar y es un convidado imprescindible en la definición de la realidad y credibilidad de los planes de negocio que se formulan.

Esta vinculación operativa y organizacional entre las partes marca una característica de la era actual signada por la necesidad de comunicar mucho más tanto interna como externamente los planes y escuchando las opiniones de las partes que pueden ampliar, limitar o condicionar los planes que se formulen.

Así por ejemplo, la formulación de una iniciativa de negocios, puede quedar seriamente limitada por condicionantes tecnológicos, geográficos y de investigación y desarrollo. Si esos condicionantes generan alguna dificultad en la implementación, tales como mayores tiempos o la necesidad de experimentar más con algún nuevo producto o material todavía en una etapa muy temprana de su desarrollo, el manejo de las relaciones y de los procesos puede ser una pieza vital para entender de tiempos, presupuestos y resultados posibles de la iniciativa. Los nuevos materiales que se han desarrollado a partir de la tecnología que permite la impresión 3D son un claro ejemplo. En definitiva, la innovación y el desarrollo se apalancan fuertemente sobre el manejo eficaz de los procesos con claros objetivos de crear valor y con conocimiento más o menos conocidos de los recursos se necesitarán.

La estructura del sistema logístico requiere de un conocimiento pormenorizado de las partes intervinientes y de un adecuado sistema de costeo para entender y medir de qué se es capaz y cual será las prestaciones.

En definitiva el sistema logístico implica una clara relación con el área comercial, con el área financiera y con el área de manufactura. Estas interacciones responden conjuntamente a su vez a los objetivos del plan de negocios y las estrategias de mediano y largo plazo definidas en la planificación de largo plazo de la empresa.

La relación con las otras funciones principales se logra incluyendo en los requisitos del sistema logístico las principales políticas establecidas por las funciones de marketing, producción y finanzas, que a su vez deben responder a los objetivos estratégicos  definidos en el proceso de planeamiento.

Desde esta perspectiva, el objetivo principal es diseñar el sistema logístico de manera tal que sea el medio para armonizar y relacionar las necesidades de todas las funciones de una manera óptima. El esquema se muestra en la figura 1.

En la próxima nota, comenzaremos a analizar cada uno de los integrantes que condicionan el diseño en cuanto a la solución de servicio al cliente y sus respectivos costos logísticos.

Series Navigation<< Nota 10 – La planificación en todos sus niveles – Parte 6Nota 12 – Diseño de Sistemas Logísticos: Sus componentes. Parte 2 >>
FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail

About Author

Publicaciones preparadas en conjunto por los Ingenieros: Luis Consiglio y Ignacio Sánchez Chiappe.

Comments are closed.